domingo, 27 de mayo de 2012

Todo a su tiempo

Este es el relato para el grupo de Adictos a la escritura en el mes de mayo. Se trataba de que por parejas hiciéramos la interpretación de una misma imagen. A mí me tocó con Juan Andrés (Aquí su relato). A continuación la bella imagen que otorgaron en el grupo y el humilde relato que se desprendió de ella.



TODO A SU TIEMPO

La aflicción me llevó a recorrer Parque Berry cada tarde, sin falta. En ese entonces Alicia había dado por terminada nuestra relación de tres años, y yo pensaba: ¡tres años! ¡¿Cómo es que algo así puede hacerse a un lado tan fácilmente?! Bueno en realidad sí se puede, porque Alicia, al parecer, lo estaba llevando muy bien, mientras que a mí me seguían temblando las rodillas únicamente con los recuerdos. Por ejemplo, al rememorar la fría mañana en que dijo: Tenemos que hablar, hallé en mi memoria la certeza de que ya todo estaba perdido, y sin embargo admití mi derrota; si Alicia ya no quería estar conmigo, no podría forzarla a permanecer a mi lado.
Eso sí, confieso que el corazón se me hizo añicos, pero aún la quería y, por lo mismo, nunca se me hubiera cruzado por la cabeza atentar de algún modo contra ella. Lo mejor era dejarla en paz, alejarme y ya. Aunque en consecuencia y para ser sincero, mi comportamiento no fue el más adecuado: estuve llorándole casi un mes, encerrado en la recámara que llegamos a compartir, tomando las cosas que había olvidado, pegándomelas al pecho y sobre todo embadurnándolas con el llanto. Ciertamente patético.
En este estado emocional, un día de verdadero valor salí a caminar y me encontré en una posición desconocida. Con las manos dentro de los bolsillos delanteros del pantalón, me di la vuelta y quise regresar a casa, pero me sorprendí sin dirección en un callejón apenas iluminado que se asemejaba bastante a mi interior. Decidí entonces seguir caminando y pronto visualicé la verja deteriorada de un lugar extrañamente concurrido, que en la parte superior tenía un gran anuncio que componía “Parque Berry” con letras que alguna vez habían sido doradas. Entré sigilosamente, pues aunque había cierto barullo del otro lado no quería llegar tan repentinamente. Todo a su tiempo, decía mi padre, pero los pájaros no entendían nada sobre las cosas de los humanos y alzaron el vuelo apenas estuve en la senda principal de Parque Berry.
Con lo que me encontré tras la verja fue asombroso, casi un sueño del que ahora creo haber podido despertar, en que los altos setos daban una imagen singular: una clase de ocultismo y profundidad natural. El aroma plagado de abetos, piceas, pinos y una que otra ortiga, daba paso a senderos limpios más lisos que el pavimento de afuera.  
 La aflicción me llevó a recorrer Parque Berry cada tarde y a salir del sitio también. Porque después de lo de Alicia, aquel lugar me atrapó y pasé allí dentro lo que mis padres, en exagerada rectitud, denominarían como “días enteros”. Fui testigo de niños que conducían sus triciclos tan lentamente como la ondulación del viento, de flores con sonrisas angelicales, del trayecto de las nubes entre los árboles, de la frescura que acariciaba a los hombres y de hombres que tomaban de la mano a esbeltas muchachas sin rostro a quienes al ver por la espalda, temía que al volverse tuvieran los ojos de Alicia.
El tiempo transcurría y transcurría, y una tarde, cuando seguía caminando sin rumbo, decidí que era mejor sentarme en una de las bancas posicionadas a los costados de los laberínticos senderos de Parque Berry. Mi trasero se sintió un poco incómodo al principio y a partir de eso me surgió la duda de cuánto tiempo llevaba en aquel terreno. Posteriormente escuché una risa lejana y después, cada vez más cerca. De atrás de un grandioso olmo emergió andando un hombre maduro, que aunque no era viejo estaba encorvado y parecía detener algo a la altura de su estomago. El hombre no reparó en mí, pero se sentó en la banca de enfrente.
Pronto descubrí que lo que sostenía con su mano izquierda, y a la altura del estomago, era un perro aletargado, al menos para mí, de raza desconocida. Lo admito, lo compadecí apenas con el pequeño vistazo que le puse encima: sus ropas estaban gastadas y su piel lucía casi marchita, la suciedad lo cubría y, no obstante, llegue a envidiarlo también por estar con el ser al que quería y porque le brillaban los ojos al destinar con alegría algunas palabras hacia dicho animal.
Me sentí un poco tonto mirando aquella escena, pero me di cuenta de que yo era bastante similar a ese perro: dormido ante la vida, disfrutando de tiernas caricias que complacían sólo a quien evitaba su caída. Aparté la mirada del hombre y de su perro, y cuando volví mis ojos hacia ellos ya todo se había disuelto. ¿Y yo? Yo estaba de pie bajo la lluvia, en el andén del tren que llevaba a casa de Alicia. El llanto se avecinaba, cruel y advenedizo, de modo que lo contuve estoicamente al entonar una canción.
Watching every motion / in my foolish lover's game / on this endless ocean / finally lovers know no shame*.
No sé cómo sucedió y espero que nadie quiera preguntarlo algún día, pero volví a casa a través de la lluvia, despojándome de toda la ropa y colocándola en un cesto, tal como Alicia siempre había intentado que hiciera en su compañía; y por último, preparé la tina de baño a la temperatura que tanto le gustaba a mi madre y un café bien cargado como el que complacía a mi padre. Finalmente no me quedó de otra, más que sumergir todo el cuerpo en el agua caliente, y así, sin postergarlo más, dejar de extrañar a Alicia; que en el acto ya era parte del ayer, un ayer que me había herido en la medida de, también, haberme abrigado.

*El fragmento es de la canción Take my breath away del grupo Berlin.

24 comentarios:

  1. personaje extraño, como sumido en un sin fin de recuerdos que no lo dejan crecer solo, sus padres, su ex, todos tienen un lugar antes que él mismo

    muy bueno el relato

    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Un relato donde dejas claro que todo se supera y que por muy mal que uno este siempre hay que tener esperanza que la cosa mejorará. Muy bien llevada la narración.

    ResponderEliminar
  3. y yo me apuré, de ansioso no más, acá está la otra parte!
    Saludos

    http://cercandoeldestino.blogspot.com.ar/2012/05/incondicional.html#comment-form

    ResponderEliminar
  4. Los recuerdos son parte de nuestra vida, pero hay momentos en que las memorias se convierten en una prisión de nostalgia y eso no te deja superarte como persona.

    Sin embargo, la historia que nos presentaste Athena es un claro ejemplo de lo que expresaste con respecto a los recuerdos del pasado. Yo lo entiendo, porque cuando uno se acuerda de lo que hizo antes, tristemente es como si estuviera drogándose porque no puede visualizar la realidad que está viviendo en el presente.

    De acuerdo con tu narrativa, la escena en donde centras la imagen te quedó genial. No cabe duda, que los animales son seres vivos muy maravillosos.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  5. Muy buen relato!! Ese pobre tipo estaba esperando una cachetada que lo sacara de su miseria, pobre, jaja.

    Muy bien narrado, Athena, con imágenes muy hermosas, como la de los niños conduciendo sus triciclos como la ondulación del viento. Falta algún tilde por aquí y por allá, pero nada más.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que al final saliese del bucle en el que se encontraba y decidiese pasar página y seguir adelante. El pobre no podía seguir así.
    ¡Me ha gustado mucho y la imagen es preciosa!
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Athena: Pues veo que la lluvia ha sido motivo de inspiración para algunos compañeros y para ti.
    Cuando una es vieja, no puede entender como los jóvenes desperdician su vida hundiéndose en la nostalgia y dejándose vencer por los recuerdos. A veces pienso que si volviera a se joven, aprovecharía cada minuto de mi vida.
    Un relato triste y lleno de melancolía, pero bastante bien escrito.
    Cariños: Doña Ku

    ResponderEliminar
  8. Igual que Doña Ku, yo pienso y estoy segura -porque a mí me inspira-, la lluvia es el componente perfecto para escribir un buen relato. Respecto a él, pues lo encontré precioso, amo los animales y aunque el dolor ciegue, uno debe seguir adelante con ellos. Nos enseñan mucho, y nos brindan sabiduría.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola, me ha gustado tu relato, muy nostálgico, de pérdidas y nuevos caminos. Muy bien narrado, sólo falta uno que otro tilde, pero por lo demás, muy bien. Nos seguimos leyendo. ¡¡¡Saludos!!!

    ResponderEliminar
  10. Que triste estar en esa situación, de verse aletargado en la vida y lo más triste es saberlo y sentir que no puedes hacer nada al respecto!!! Muy lindo el relato, centrado de manera bastante indirecta en la imagen xD Después de todo la imagen del hombre y el perro fue lo que lo hizo despertar...

    Nos leemos ^^

    ResponderEliminar
  11. Un nostálgico y triste relato muy bien sabido llegar. La vida pone obstáculos para que uno deba superarlos, y no dejarse llevar por la corriente silenciosa del desamparo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta el tipo de lenguaje que usas, te queda la mar de bien y la historia queda bien narrada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Me gustó mucho tu texto. Lamentablemente la vida está lleno de esos momentos y lo importante es salir adelante y extraer lo bueno que nos dejó. Cuesta, y a veces los recuerdos son un motor que en fondo ayudan a encontrar la salida.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  14. Vale, por un lado, tengo un sentimiento muy positivo sobre tu relato: me ha gustado en contenido y forma. Por otro, me deja tocada ¿tres años? ¿Tanto tardó en desprenderse de esa tristeza por un desamor? Uff, aterra el mero hecho de pensar en ello, la verdad, sobre todo estando como estoy en plena crisis existencial.
    No se qué os han dado a todos este mes, que los que no tienen bichos mutantes se suicidan o les dejan colgados, o matan a sus familiares o sus bebés están enfermísimos o resulta que se acaban las mujeres... :S Qué mal os ha sentado Mayo xDD
    Na, bromeo casi del todo, me ha gustado mucho :p

    ResponderEliminar
  15. ¡Hay, qué relato tan bello! Me encantó la narración, el escenario, los tiempos... ¡El personaje! x3!! Sí, me encantó el personaje y el perrito xD

    Disfruté muchísimo leyendo *-*!! Gracias -3-

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola Athena! Tu relato es muy reflexivo, muy tierno, a mi me ha fascinado porque me gustan mucho todos los animales :) ¡un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Quien haya tenido el corazón roto alguna vez en su vida se emocionará con este relato. Me alegra que nuestro prota decida pasar página. Excelente.

    ResponderEliminar
  18. Me ha gustado tu relato. En pocas lineas describes el carácter del chico. Se le ve inmaduro, siempre nombrando a su padre y a su madre y no pudiendo digerir la pérdida de la mujer amada. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  19. Hola :) Me gusto mucho tu relato, me dio un poco de lastima y coraje por igual por la actitud del chico. Pero me alegro de ese final.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  20. Aww me gustó el relato, y la imagen la usaste literalmente y de un modo que la verdad no me esperaba, muy lindo, por mi parte no encontre faltas,y la historia se me hizo linda, algo triste sin duda :)
    Me encanto el detalle de la canción de Berlin, que es muy linda por cierto.
    Pues muchas gracias por tu participación, te mando un abrazo n_n

    ResponderEliminar
  21. Muy interesante tu historia. Un relato bastante bueno del duelo de un hombre y de su posterior avance a la catarsis a través de una simple visión.

    Mi intención es felicitarte pues plasmaste muy bien (y en pocas páginas, además) uno de los conjuntos emocionales más difíciles del ser humano.

    Te mando un abrazo y nos leemos luego :)

    Atte: Ichabod Kag

    ResponderEliminar
  22. Sin duda para superar los dolores y la nostalgia del pasado se ocupa solo un poquito de tiempo en soledad y admirar lo que se tiene alrededor para entendernos en una nueva etapa ^^ excelente relato Athena, me gusto muchísimo esta caminata de reflexión por el Parque Berry, no se porque me dio aires al estilo Lobo Estepario.

    Un abrazo y nos andamos leyendo =D!

    ResponderEliminar
  23. uuufff bastante emotivo. Qué bien que haya superado ese dolor. Me gustó mucho la forma en que plasmaste el dolor de haber perdido a alguien que se quiere.

    Muy bueno el relato

    ResponderEliminar
  24. Esperanzador, esa es la palabra. Genial como siempre

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails